En febrero del 2018, la Asociación La Barandilla puso en marcha el TELÉFONO CONTRA EL SUICIDIO 911 385 385, el único teléfono atendido por profesionales de la salud para toda España que ofrece una ayuda directa a la persona con idea suicidas. En este tiempo hemos recibido más de 1500 llamadas ¿serán  suficientes para concienciar a las administración de que es necesario apoyar esta herramienta terapéutica para salvar vidas?.

Llamadas de auxilio, de desesperanza, ante la realidad de la soledad y sufrimiento que tienen en sus vidas, y no ven otra salida que el suicidio.

Debajo siempre hay una depresión, a veces la llevan en sus espaldas años, a veces con tratamiento farmacológico o no, con psicoterapias, una cada dos meses porque  dicen que no pueden pagarse todas las semanas un psicólogo y la administración sanitaria da muy pocas ayudas…

La depresión a veces puede ser la puerta de un intento de suicidio, que lo ven como una salida de emergencia para un problema temporal que por su situación personal familiar o social se vuelve totalmente insoportable.

Cuando nuestra mente y nuestro cuerpo no pueden con el alma, aparece esta enfermedad invalidante que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, siendo la principal causa mundial de discapacidad.

El poder detectar la depresión, tanto los profesionales de la salud como las personas que tenemos a nuestro alrededor, facilitaría la prevención y tratamiento temprano para no llegar al acto suicida. La depresión afecta a todo nuestro organismo: sistema digestivo, sistema nervioso, sistema inmunitario, sistema endocrino y procesos cognitivos.

De estas 1500 llamadas recibidas por 14 psicolig@s, 1 psiquiatra y una terapeuta ocupacional experta en salud mental a los cuales la Asociación les forma adecuadamente, la mayoría tiene entre los 30 y 50 años y últimamente se reciben más llamadas entre los 19 y 25 años, nos llaman pidiendo ayuda y asesoramiento de toda España y un número importante de estas llamadas presentan algún trastorno psiquiátrico a pesar de que el suicidio es multicausal (juego, amor, soledad, crisis económicas, drogodependencias….)

Durante la hora u hora y media que mantenemos contacto telefónico con la persona, intentamos traerle a la dinámica de vida a través de sus fortalezas que en ese momento de  crisis no ve, pero les mostramos comprensión y apoyo para que ellos mismos encuentren otras soluciones dándoles recursos estatales y sociales para que emprendan otro camino de esperanza.

“Cuando existe la Esperanza todos los problemas son relativos”

Junibel Lancho

Coordinadora Teléfono Contra el Suicidio